EXTREBEO

[Reseña] BARCELONA AL ALBA (Alfonso Font / Juan Antonio de Blas)

    Esta semana toca reseña nacional con uno de los títulos que forman parte de la amplia trayectoria de uno de nuestros historietistas más reconocidos, Alfonso Font.

    Barcelona al alba es un comic que bebe del género negro, pero se desmarca de los planteamientos clásicos para mostrarnos una historia de misterio, conspiraciones y asesinatos, en la convulsa sociedad catalana de los años veinte del siglo pasado. Uno de los momentos más efervescentes de la historia, tanto en Europa, como en esta España nuestra, donde los enfrentamientos entre elementos anarquistas, sindicatos y patronal se resolvían a tiro limpio.

    El año es 1923. En una noche calurosa de verano, la corriente arrastra cuatro cadáveres al puerto de Barcelona. Mientras el periodista Pere Marsé investiga estos asesinatos, se horroriza al descubrir que una de las víctimas es, en realidad, un espía alemán. Al indagar más profundamente, Marsé pronto descubre que esta es solo la punta del ovillo en lo que resulta ser una enredada trama de intriga criminal y política. Conforme se van pelando todas las capas de la cebolla, van aflorando más preguntas que respuestas. Los anarquistas, la policía local, los ciudadanos alemanes, el Servicio Secreto Francés y los líderes militares; todos cumplen con su rol. Estos eventos, basados directamente en acontecimientos históricos reales, fueron una razón directa por la cual Hitler falló en su intento de golpe de estado en Munich el 8 de noviembre de 1923.

    En Barcelona al alba, se mueven una serie de personajes históricos que acompañan al protagonista, cuyo turbio pasado también florece. Personajes como Buenaventura Durruti, figura relevante del anarquismo español y líder de la CNT, Wilhem Canaris, almirante alemán y futuro jefe de la Abwehr (el servicio secreto nazi), Lluis Companys, histórico líder de Esquerra Republicana y presidente de la Generalitat de Cataluña durante la República y la Guerra Civil y el capitán de la Guardia Civil, Antonio Escobar, que se convertiría en uno de los defensores del gobierno republicano contra el Alzamiento Nacional. Todos convergen en una ciudad que ya se está convirtiendo en un hervidero de lo que está por venir en toda Europa. Todos con sus intereses propios para ayudar u obstaculizar la investigación de Pere Marsé sobre los misteriosos asesinatos del puerto. 

    El guión de Juan Antonio de Blas, hilvana perfectamente una historia llena de giros, subtramas e intereses contrapuestos, retratando magistralmente una época de nuestra historia llena de incertidumbres y enfrentamientos de clase que derramó ríos de sangre y culminó con una guerra fratricida que terminó por desangrar este país. 

    El arte corre a cargo de Alfonso Font, uno de los referentes del cómic patrio y que forma parte de aquella gran generación de historietistas españoles surgida en la Transición y que se dio en llamar el Boom del Cómic Adulto Español. Comenzó realizando trabajos para Bruguera y se inició en el trabajo de agencias como Selecciones Ilustradas, dibujando historietas para el mercado extranjero. A partir de los años 80 y con el surgir de las revistas de historietas con contenido para un público más adulto, desarrolló varias series para publicaciones como Totem, Cimoc, Creepy, 1984 o Rambla

   Su obra abarca prácticamente todos los géneros, desde el western y el terror, hasta la ciencia ficción o la historias de carácter más cotidiano. Historias negras, John Rohner, marino, Cuentos de un Futuro Imperfecto, Clarke & Kubrick, Taxi o El Prisionero de las Estrellas, son algunos de los títulos más significativos de uno de los autores de historieta más prolíficos de nuestro país. 


   Barcelona al alba (publicada originalmente por entregas en la revista Viñetas con el título de Negras Tormentas), es otra de esas obras a reivindicar, y más en unos tiempos como éstos que nos han tocado vivir, que parecen calcados de aquellos que se reflejan entre sus páginas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.