EXTREBEO

[Podcast y reseña] El boom del manga

[Puedes escuchar el podcast correspondiente a este tema en El sol sale por el oeste de Canal Extremadura Radio (13 min. a partir del minuto 27:45), aquí: https://www.canalextremadura.es/a-la-carta/el-sol-sale-por-el-oeste/audios/el-sol-sale-por-el-oeste-de-12-a-13h-070322]

De vez en cuando en este espacio hablamos de un manga pero… ¿qué es esto del manga?, ¿por qué pasan los años y no se deja de hablar de ello? Se ve que no es una moda, eso está claro.

Allá por 2012 la RAE se “lució” incluyendo en el diccionario el término manga con la definición de «género de cómicde origen japonés, de dibujos sencillos, en el que predominan los argumentos eróticos, violentos y fantásticos». Lógicamente la explicación generó malestar y suponemos que la constatación de la evidencia hizo que la institución rectificara para acabar dejando algo mucho más escueto y gracias a ello certero: “cómic de origen japonés.” ¿Por qué empezar con esta polémica que ya quedó en el pasado? Por la sencilla razón de que es significativa, porque su origen está en el desconocimiento y, como suele suceder a menudo, tratamos de solventar nuestras lagunas con prejuicios y datos incompletos sobre aquello que no conocemos. En la mente de mucha gente aún ocurre esto cuando oye la palabra manga.

Efectivamente, manga es la palabra que -simplemente- nos indica que estamos ante un cómic japonés, aunque también se usa para aquellos tebeos hechos fuera de Japón y que imitan el estilo, el sentido de lectura (que va al revés) o algunas de las características de los cómics japoneses más conocidos. Identificar el manga solo con algunas series más o menos conocidas por cierto sector del público (Dragon Ball, One piece, Detective Conan, Candy Candy…) o con los anime más conocidos es tan absurdo e inexacto como identificar el cómic occidental solo con el género superheroico, por ejemplo.

No puede negarse que el manga presenta unas características habituales que lo identifican en términos generales (tomos pequeños en blanco y negro con bastantes páginas -aunque no siempre-, sentido de lectura contrario al occidental -aunque no siempre-,…), al igual que pasa con los álbumes europeos o los comicbooks norteamericanos. Pero dado que hablamos del mayor y más variado mercado del mundo podemos entender que el manga no es un género, es un medio de expresión y comunicación (es cómic), a veces auténtico arte, y dentro del manga hay muchos géneros y subgéneros. Aunque para muchxs sus referencias sobre el manga se circunscriban a ciertas historias de acción, a menudo aderezadas con humor y algunos toques picantes, hay tantos temas tratados por el manga que hasta sorprenden al más experimentado lector de cómic… o de manga.

Los géneros más exitosos o comerciales son (por criterios demográficos): el shonen (cómic juvenil de acción, como Dragon Ball, One Piece o Naruto, más enfocado al gusto masculino aunque esto es relativo), el kodomo (manga infantil, como Doraemon o Pokemon), el shojo (Marmalade Boy, Sailor Moon, Candy Candypara chicas adolescentes), el seinen (más enfocado a adultos, con temas como el thriller, el género histórico… como las obras de Urasawa, muchas de Osamu Tezuka o las de Jiro Taniguchi) o el josei (enfocado a adultos especialmente de género femenino, como Paradise Kiss o Nana), entre otros, pues también hay géneros temáticos, como el spokon (mangas deportivos), cyberpunk (futuros distópicos con ciertos elementos tradicionales y dosis de ciencia-ficción), mecha (robots gigantes), diversos géneros centrados en temática amorosa y de relaciones entre hombres (yaoi o Boy’s Love), entre mujeres (yuri), etc. El gekiga fue el equivalente a la novela gráfica en occidente, algo así como la reivindicación de la pertinencia de un cómic para adultos, especialmente a partir de los años 60.

En Japón normalmente las historias se serializan en revistas semanales o quincenales de bajo costo y calidad de papel, que venden millones de ejemplares. Si una serie que se ha ido publicando por capítulos tiene éxito puede aspirar a ser continuada más tiempo y ser publicada de forma independiente en tomos pequeños llamados tankôbon, de 170-200 págs (8-10 capít.) y que son los más habituales en las publicaciones españolas, que se mueven entre los 7 y 8,50 euros. También se publican a veces en tomos kanzenban, que tienen mayor tamaño y número de páginas, algunas (pocas) páginas a color y mejor papel. Esto se reserva a las series de mayor éxito y prestigio, sobre todo las más dirigidas a un público adulto. También es oportuno recordar que no todos los mangas constituyen series largas y que, incluso, abundan los tomos que recopilan historias cortas.

Aunque hay bastantes obras en las que se han girado las planchas para adaptarlas al sentido de lectura occidental (de izquierda a derecha) lo cierto es que la mayoría de los mangas que se publican en nuestro país mantienen la estructura de página japonesa. Hay que señalar que esto raramente es un problema ya que es muy rápida la adaptación y la prueba está en que están siempre entre los cómics más vendidos.

¿Por qué triunfa el manga? Posiblemente porque es un mercado muy profesional, que busca con prioridad amoldarse a los públicos a los que se dirigen las obras ofreciendo entretenimiento (humor, aventura, argumentos originales y llamativos…) e identificación con los lectores (algo especialmente evidente en los juveniles) a través de personajes muy trabajados, se apoya en la difusión que el cine y el anime hacen de sus series y manejan con gran maestría el continuará. A ello se suma la rapidez con que se publica, sin que haya que esperar demasiado cada nuevo tomo de una serie, y la estabilidad de los equipos creativos, que favorece series más coherentes en lo gráfico y lo argumental.

Vamos a ofrecer algunas recomendaciones, que también colgaremos en la web de exTreBeO. No obstante, quede claro que la variedad de temas, estilos y formatos invitan a que cada cual que investigue para encontrar aquellos temas o tipos de obras que mejor se adapten a sus gustos ¡porque hay mucho donde elegir! Vamos con algunas ideas.

– Historias juveniles (aunque algunas bien pueden gustar también a adultos): Tokyo Revengers (todo un éxito de ventas –VER-), Guardianes de la Noche, The promised neverland, Silver Spoon, Death Note, Fullmetal Alchemisty El pupitre de al lado (Norma), Tragones y mazmorras y Atelier of Witch Hat (Milky Way),… Y entre las más comerciales My hero Academia, Naruto, One Piece y Haykyû! (Planeta), la última de las cuales se convirtió en la publicación más vendida de España en la semana de su lanzamiento en octubre de 2021, por encima de cualquier otro libro, revista o novela y ojo con las cifras en Japón: “la revista Weekly Shonen Jump, anunció que la serie deportiva del momento rebasó las 40 millones de copias en circulación.” Pero subió hasta los 50 millones al finalizar la publicación de sus 45 tomos.

– Mangas para adultos:

De temática costumbrista o de vida cotidiana: El almanaque de mi padre (Planeta), El olmo del cáucaso o El caminante (Ponent Mon) de Jiro Taniguchi, auténtica poesía hecha cómic; El club del divorcio de K. Kamimura o Chiisakobee de M. Mochizuki (ECC), El hombre sin talento de Y. Tsuge (Gallo Nero).

Thriller: Adolf o Black Jack de O. Tezuka, Relatos de Sabu e Ichi de S. Ishinomoriy, Master Keaton, 20th Century Boys o Monster de N. Urasawa (todos en Planeta).

Con elementos fantásticos o futuristas: Fénix de O. Tezuka (Planeta), Barrio lejano de Jiro Taniguchi o Kitaro de S. Mizuki (Astiberri), Ulna en su torreta de I. Toru (ECC), Ghost in the shell de S. Masamune (Planeta), Berserk de K. Miura (Panini) o el clásico Akira de K. Otomo (Norma).

Histórico-aventuras: El lobo solitario y su cachorro de K. Koike y G. Kojima (Planeta), Thermae Romae de M. Yamazaki (Norma), Kanikosen de Go Fujio, sobre el libro de T. Kobayashi (Gallo Nero), Operación Muerte de S. Mizuki (Astiberri).

Terror: Las obras de Junji Ito, como Fragmentos del Mal (ECC), Voces en la oscuridad (Tomodomo) o Uzumaki (Planeta).

Así pues, TODXS A LEER MANGA porque hay tantos títulos, temas y formatos para elegir que seguro que encontraremos algo que nos guste, y que no se diga que no lo advertimos: ¡CUIDADO QUE ENGANCHA!

Antonio Roguera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.