EXTREBEO

De la C a la C (4): Estilismo superheróico

Dejad que hoy me meta en la piel de Chabelita Iglesias para
comentar por encima cómo visten los superhéroes. Bueno no, que me da grima.
Pero sí que voy a comentar cómo visten los superhéroes.

Dejad que haga una profunda inmersión por las innumerables
referencias que llevan al actual uniforme de casi todos los superhéroes. Dejad
que use el machete de mi sapiencia para cortar las enredaderas que tapan las
influencias fundamentales en esta selva del estilo y la moda. Tras años de estudios,
estas son mis conclusiones:
Los superhéroes se visten de Superman
Esto tiene bastante sentido: Superman fue el primer
superhéroe del cómic (creo que hay poca polémica al respecto) y por lo tanto el
modelo en el que se fijarían todos los demás. Entonces, la pregunta necesaria
es: ¿De dónde sacó su traje superman?
No hablo de de dónde sacó su traje el personaje sino qué
influencias tuvieron Siegel  y Shuster
para diseñar el uniforme. En un momento u otro de nuestra vida hemos escuchado
algo del tipo “¿Nianoniano noniano por qué lleva Superman los calzoncillos por
fuera?” Bueno, hay tres respuestas válidas a esta pregunta:

    1-     
Superman fue creado en 1938, el slip se inventó
en 1934. En esos 4 años no se había popularizado su uso hasta el punto de que
esa imagen se relacionara con la ropa interior.
      2-     
Las mallas que cubren todo el cuerpo con una
especie de “suspensorio” por fuera era una imagen que reconocían los
americanos, ya que era el uniforme no oficial de los forzudos de circo. Así que
daba esa imagen de personaje fuerte y misterioso y predisponía a la maravilla y
la fantasía:
3    3-     
En la llamada “edad de oro” de los superhéroes
(finales de los 30 a principios de los 50) la calidad del papel de los cómics y
del color era muy mala, tendiéndose a colorear solamente la portada. Por ello
se utilizaban colores muy planos y bordeados muy definidos en negro. Eso
obligaba a dejar muy indefinidas las partes “interiores” del dibujo. Y eso
suponía un problema, porque los superhéroes tenían que ser “muy hombres” o “muy
mujeres”. Pocas mujeres con una copa a y muchos hombres con un par extra de
calcetines. Al no poderse definir de otra forma, se utiliza un “calzoncillo” de
otro color sabiamente sombreado. Obsérvese en los siguientes ejemplos la
sutileza
 
Así que, una vez resuelto el por qué del uniforme nos falta
un detalle. ¿Y la capa? Las influencias directamente anteriores a Superman eran
las novelas Pulp y los cómics de ciencia ficción, y en ninguno de estos casos
aparece una capa. Así que, ¿de dónde vino la idea?
Muchos personajes se basan a la hora de su creación en
personas reales, generalmente actores (Ironman en Howard Hughes, Green Lantern
en Paul Newman, el Capitán América en Robert Redford, etc.) Los propios Siegel
y Shuster dijeron que se habían basado en Douglas Firebanks Sr como modelo para
Superman. ¿Y cuál fue uno de sus personajes más memorables?
(Por cierto, los creadores del Hombre de Acero eran unos
cinéfilos de cuidao. El nombre de Clark Kent lo sacaron de los actores Clark
Gable y Kent Taylor) La capa tiene la ventaja en el mundo de la imagen fija de
que crea movimiento y permite “ver” el viento, lo que mejoró sensiblemente la
sensación de vuelo en las viñetas.
Así que ese fue el modelo básico para los superhéroes
durante muchos años. Aún sigue siéndolo en muchos casos. Un traje bien ceñido
al cuerpo (para que los dibujantes puedan poner bien de músculos) con el
calzoncillo por fuera (para que se sepa que hay paquete sin que el Comic Code
nos diga “Fuera ese paquete”) y capa si queremos que sus vuelos o saltos sean
más espectaculares. Colores vivos para llamar la atención excepto en el caso de
personajes oscuros tipo “I’m Batman!” y algún complemento que le dé su aquel al
personaje. Y ya. Otro súper a la hucha. El caso femenino lo desarrollaré más
adelante, pero se resume en “Quítale más ropa”.
 
23 años de superhéroes cincelados en mármol después, un casi
joven llamado Stan Lee decidió crear un nuevo tipo de superhéroe con problemas
reales. Uno de los primeros se enfrentó al problema de que su físico, en vez de
levantar admiración, deseo y celos, incitaba al miedo y al rechazo. Fue el
primer superhéroe de aspecto grotesco. Hablamos, por supuesto, de Ben
Grimm,  la Adorable Cosa de ojos azules
Gracias a la creatividad a día de hoy siguen apareciendo
superhéroes con aspectos innovadores, e incluso con aspecto corriente que por
el desarrollo de guión nos dejan ojipláticos o con el culo torcío.
Gracias por leerme y por ser tan bonicos. La semana que
viene seguiremos aquí, repasando el cómic de la C a la C
Excelsior!

Una respuesta

  1. Chabelita Iglesias, Chabelita Pantoja y otros iconos de la moda lloran de rabia y envidia ante tu certero análisis. Gracias por otorgarnos una vez más la luz de tu sapiencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *