EXTREBEO

De la C a la C (37) Al este del oeste

Vale, este título es confuso porque la
tierra es casi esférica y claro, todo está a la vez al este y al
oeste de todo. Pero yo me entiendo y vosotros fingís que me
entendéis. Así que voy a ello:
Igual que hoy en día todos los
chavales españoles (y no chavales) que leen cómics lo saben todo
sobre los ninjas, el bushido, el Shogunato Tokugawa… hace años los
chavales españoles lo sabían todo sobre el Pony Express, Cochise o
el OK Corral. El Western era un género que trascendía las fronteras
geográficas y temporales. Tanto así que en las críticas de obras
posteriores que no transcurren en “el Viejo Oeste” y en las que
no aparecen indios ni vaqueros (como la genial Preacher) sigue
apareciendo el “Muy influenciada por el western”.
El western comenzó como género de
cine. De hecho, la considerada como primera película de la historia
es un western de casi 10 minutazos llamado The Great Train Robbery
que se llevó al cine en 1903 (Si fuisteis a verla seguramente no os
acordéis) Y nunca se fue. Aunque su edad de oro no llegó hasta los
50 con John Ford, a finales de los años 20 ya tenía tanta
repercusión que había trascendido la pantalla para introducirse en
la literatura y, por supuesto, en el cómic. Comenzó, como casi
todos los cómics, como comic strips publicadas en periódicos
americanos. La primigenia fue el Joven Buffalo Bill de Harry O’Neill
en 1928. Y en los USA nunca han parado de aparecer, con obras tan
enormes como el Llanero Solitario, Billy the Kid, Rawhide Kid, Cisco
Kid, otros muchos kids o las más modernas como Jonah Hex o la actual
y exitosa East of West de Hickman.
Pero como me pillan lejos, me quiero
centrar en lo nuestro. Las historietas de vaqueros. El cómic western
europeo. Como ya he comentado, en Europa el western tuvo el mismo
éxito que en los USA, así que no tardamos en sacar nuestras propias
obras. Y hay muuuuuuchas obras. En Italia, Francia o España se
publicaron muchísimas “series de vaqueros”, algunas
protagonizadas por personajes fijos y otras como “colecciones
contenedor” con personajes que cambiaban en cada número. Y lo
curioso es que muchas de estas obras europeas están en lo más alto
del olimpo del western cómic. Voy a comentar algunas, que me
engancho en el prólogo:
EL COYOTE
¡Cómo me gusta! Tengo por mi
estantería un par de números, y perdí algunos más de niño (con
los cómics que he perdido en mi vida podría forrar la Alhambra). No
empiezo con un cómic español por chovinismo, sino por cronología.
El personaje del Coyote fue ideado por José Mallorquí en 1943.
Basado en el Zorro protagonizó las novelas pulp patrias de mayor
éxito. Tanto que en 1947 se empezaron a editar cómics del
personajes con guiones del propio Mallorquí y (muy buenos) dibujos
de Francisco Batet. A mí me encantan y soportan bastante bien el
paso del tiempo (algún mensaje “España es lo puto más” de
sobra, pero era 1947. ¿Qué esperabas?) Es como el Zorro pero con
revólveres en vez de espada y un sombrero charro. Luchando contra
los yankis en California. ¿Tengo que decir algo más para que los
leáis?
LUCKY LUKE
Ya he hablado otros días de Goscinny y
Rantamplán, no se podía quedar fuera. Es la parodia del cómic de
vaqueros más famosa en el mundo, y no estoy exagerando. Traducida a
más de 30 idiomas se vende en todo el mundo y de ella ha salido
merchandising por un tubo, videojuegos, series y películas de
animación y serie y películas de acción real protagonizadas
(algunas también dirigidas) por el mismísimo Terence Hill.
Tenía que ponerlo. La serie apareció
por primera vez en 1946 dibujada y guionizada por el belga Morris.
Tras varios años de trabajo en solitario en 1955 se pone René
Goscinny al guión y juntos publican más de 30 álbumes,
considerados generalmente (por ejemplo por mí) como los mejores.
Tras la muerte de Goscinny diferentes guionistas fueron pasando por
el vaquero más rápido que su propia sombra. En 2001 también
falleció Morris, pero han seguido apareciendo historietas de Lucky
hasta el día de hoy dibujadas por Achdé con guiones de Laurent
Gerra. Pero nosotros por ahora vamos a dejar que se pierda en el
horizonte al amanecer
“I’m a poor, lonesome cowboy…”
BLUEBERRY
Si Lucky es la parodia del cómic
western más importante del mundo, Blueberry es uno de los cómics
más importantes dentro del género “serio” del western. En 1963
e guionista francés Charlier aceptó la propuesta de Giraud (aka
Moebius) para escribir un western. Giraud ya había dibujado varios y
era un género que le gustaba mucho. Así que juntos publican “Fort
Navajo”, una historia coral. Pero muy poco después Mike Donovan,
apodado Teniente Blueberry, se comió al resto de personajes
(metafóricamente) haciéndose con el protagonismo en solitario hasta
el punto de que las reediciones de Fort Navajo pasaron a publicarse
bajo el título Blueberry. El protagonista es seguramente el primer
antihéroe de la historia del western, precediendo en un año a “Por
un puñado de dólares”. Su aspecto físico está basado, y no de
forma sutil, en el del actor francés Jean Paul Belmondo
La serie se ha publicado en todo el
mundo, teniendo enorme éxito incluso en los propios USA, ha ganado
un montón de premios (incluidas nominaciones a los premios Harvey y
Eisner), se llevó al cine con poco éxito en 2004 y han aparecido
nuevos álbumes hasta el fallecimiento de Giraud en 2012.
TEX
Hay bastantes posibilidades de que no
conozcas este cómic si no eres italiano, y muchas más de que sí lo
conozcas si eres italiano. Apareció por primera vez en 1948, con
guión de Gian Luigi Bonelli y dibujo de Aurelio Gallepini. Desde
entonces hasta hoy no ha dejado de aparecer mensualmente con
diferentes autores a los guiones y los lápices, la mayoría de ellos
de un nivel altísimo. En un principio estos autores eran
exclusivamente italianos, pero a partir de los años 80 empiezan a
colarse autores forasteros, con una presencia importante de
dibujantes españoles de la talla de Jesús Blasco, Víctor de la
Fuente o Alfonso Font. Además de la serie regular aparecen
especiales periódicamente en los que los nombres brillan incluso
más, como Bernet, Magnus o Joe Kubert. En España, por cierto, en un
principio se publicaba bajo el nombre de Texas Bill. Hace un par de
semanas el insigne Antonio Roguera habló sobre este cómic en
nuestra pequeña sección en Canal Extremadura radio, no enlazo el
podcast porque aún no está en nuestra página, pero permanezcan
atentos a sus pantallas.

Así que ya lo veis, el cómic del
oeste sigue pegando con fuerza en el antiguo continente. ¿Más
pruebas? El cómic Fantasy West guionizado por el miembro de Extrebeo
y mejor persona Carlos Correia, que está batiendo todos los récords
del mundo del micromecenazgo en Verkami y al que os recomiendo que
echéis un ojo. Y aportéis, que lo quiero en color. Aquí:
http://www.verkami.com/projects/13121
Mientras tanto yo voy a desaparecer
también en el horizonte. Pero volveré cuando haya que deshacer algún
entuerto, armado con mi colt, que es como llamo yo a mi encanto y
donosura. Mientras tanto… Gracias por leerme!
Excelsior!

Una respuesta

  1. En espera de subir el podcast a nuestra web, ya está disponible en la Canal Extremadura Radio: http://www.canalextremadura.es/alacarta/radio/audios/tex-en-cosas-del-comic
    Salu2 y Excelsior, Mon.
    PD: El Tex de Magnus es una auténtica maravilla. No se ha publicado en España pero la calidad de su dibujo es tal que merece la pena hacerse con la edición de Rizzoli Lizard (http://www.rizzolilizard.eu/libri/tex/), excelente para los 24 euros que cuesta. Por ej. está en Amazon.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *